El nuevo contrato social de Cristina será crear un estado comunista como en cuba

CRISTINA Y SU NUEVO CONTRATO

«Tenemos que recrear un nuevo contrato social», aseguró la ex presidenta de Argentina y actual candidata a vicepresidente.

Bien sabemos que el espejo de la ex presidenta es el país caribeño, y por eso mantiene allí recluida a su hija Florencia hace varios meses.

Cada vez el cristinismo puro da más señales de cómo será el futuro de Argentina si la fórmula FF llega a ganar las elecciones y se queda con la Presidencia.
«Esto va a requerir de todos nosotros. De los ciudadanos pero también de todos los sectores. Un gran esfuerzo, porque como dice Alberto (Fernández), por supuesto que vamos cumplir con nuestras deudas, pero no esperen que lo hagamos haciendo sufrir al pueblo o a costa del pueblo. Va a requerir un nuevo orden y un nuevo contrato social”, sostuvo Cristina Fernández, en el acto de presentación de su libro Sinceramente que se realizó en el polideportivo Ernesto “Finito” Ghermann, de Posadas.
Cuando habla de un nuevo “contrato social”, de un nuevo “orden”, está hablando de un nuevo Estado, de un nuevo sistema político organizativo del país. Si tenemos en cuenta la adoración que tiene Cristina de la organización “institucional” de Cuba, no hay dudas que su objetivo es transformar a la Argentina en un país comunista.
Cuando dijo en el mismo acto que “los actores económicos deben entender que cuanto más favorecidos y más dinero tienen, más responsables son para que la Argentina salga adelante», eso en realidad significa “sacarle a los más ricos para darle a los más pobres”. Esto se encuadra en la “reforma agraria” que alentó hace pocos días Grabois, y que significa la expropiación de tierras. O sea, Cristina dijo indirectamente que su gobierno va a realizar expropiaciones para repartir los bienes que expropien.
Pero con el “contrato social” actual de la Argentina, o sea con la organización institucional y política en el que vivimos (republicana y democrática), no se pueden realizar esas expropiaciones, porque la Constitución Nacional lo prohíbe expresamente. La única manera de hacerlo, entonces, es estableciendo un “contrato social” comunista.

Deja un comentario